domingo, 21 de diciembre de 2014

gycntr



GALILEO 



COPÉRNICO

NO 

TENÍAN RAZÓN 



OOO






 Al leer este título habrá tres tipos de lectores ; unos, los que me aprecian, habrán dicho : ¡ que pena !, porque me gustaba mucho lo que exponía pero ahora, al ver el título de este escrito, pensarán : es una pena porque ahora este hombre ha perdido la razón ; la verdad es que era demasiado osado en todo lo que decía y, claro, algún día tendría que meter la pata, y ya la ha metido. Otros, los que esperan que diga alguna barbaridad que pueda fácilmente ser entendida por todo el mundo y servir para desacreditarme totalmente y reírse a tope de mi, les habrá encantado este título porque de esta manera todo el mundo que me haya leído y no sepa bien a que carta quedarse, ahora se van a enterar claramente de quien es tal sujeto que se atreve a llamar estafador a Einstein y a poner en entredicho a todos los grandes de la Física. Acto seguido de leer el título algunos de estos habrán mensajeado inmediatamente a algunos amigos, que piensan como ellos respecto a mi, para contarles la buena nueva y que acudan aquí si quieren reírse a tope. Otros, los nuevos por aquí, simplemente no habrán podido dar crédito a lo que leían en el título y habrán creído que lo leído es "un error de imprenta" aunque por otra parte pensarán que a estas alturas de la historia no hace falta escribir artículo alguno para decir que estos dos personajes tienen razón ; luego se habrán extrañado y si son curiosos se habrán puesto a leer para salir de dudas.


¿Que como he podido escribir este disparate? ; pues muy sencillo : porque creo que no se trata de un disparate, sino todo lo contrario ; o sea, un disparate por parte de los que no se fijan por si mismos en lo que aceptan. Yo, aunque lo digan todos los científicos del mundo, no puedo aceptar algo desde el momento en que caigo en la cuenta de un detalle muy claro en el que ellos no han caído.


Yo, aunque parezca demasiado osado, la verdad es que voy con pies de plomo en todo lo que digo y lo que ocurre es que los pies de plomo son los que me hacen ser osado, porque caminar con pies de plomo es caminar con seguridad y esto es lo que puede dar sensación de osadía. Bueno, también puede ser que mi nombre, Fernando, que es de origen germánico, pueda aportarme osadía, ya que en su origen quería decir osado, y es posible que el nombre haya colaborado en hacerme un poco osado. También los astros han colaborado, también, porque estos no pueden faltar en las características de una persona. Yo tengo a Marte en Escorpio y es sabido en astrología que eso da valor. La verdad es que sí : me da valor, pero solo en los casos en que el valor es necesario para hacer frente a algún avasallamiento y de lo que aquí se trata es, para mi, de un avasallamiento por parte de las fuerzas perturbadoras de la humanidad que se las han arreglado, como siempre, para actuar vía mental sobre la humanidad y que pasen para todo el mundo como totalmente  ciertas cosas que no son del todo ciertas, y a veces nada de nada ciertas, porque yo en este caso lo que mantengo es que esas verdades, las de Galileo y Copérnico, que son tan unánimemente aceptadas por todo el mundo, son ciertas a medias pero no de una manera absoluta, y en el caso de Galileo digo que lo que dice es no solo una verdad a medias sino una contradicción total con respecto a lo que el mismo asegura en su principio de la relatividad, porque Galileo fue el primero que habló de la relatividad del movimiento y que después Einstein hizo suya. De Copérnico no digo lo mismo que de Galileo ; él dijo lo que veía que era correcto y en el caso de que no sea del todo correcto no disminuye un ápice el valor y la calidad de su trabajo. Es mas, aunque estuviera totalmente equivocado para mi, yo mantendría siempre que ha sido un gran científico, porque estimo que lo de ser grande en este terreno no está en función del éxito o certeza de lo que mantiene y se acepta en un determinado tiempo, sino en el empeño en transitar por insólitos senderos que él cree correctos y que pueden aportar un gran conocimiento a la humanidad ; esto y el tesón y meticulosidad puestos en su trabajo es lo que hace grande a un científico.


El tener éxito en un determinado tiempo es un tema diferente, ya que posteriormente puede ocurrir que donde en un tiempo se veían las cosas de una manera después, en otro tiempo, se vean de otra manera, y por ello yo creo que no se puede dar un valor total a lo que se diga de alguien en un determinado tiempo de la historia sino a lo que ese alguien sea por si mismo, independientemente de su éxito o no éxito en el asunto emprendido por él. Yo soy así de rarillo. Por otra parte, el éxito no está en función de lo que se cree que es la verdad sino que está frecuentemente en función de lo que se ha querido que aparezca como verdad por parte del Poder, y nuestra ciencia está llena de estos casos, aunque los interesados lo ignoren, pero es que el Poder es el que ocultamente da vía libre para que algo se divulgue y se hable ampliamente, sobre todo esto último, y en otros casos cierra esa vía, porque el Poder lo puede todo ya que todo está en sus manos. Por esta razón la ciencia oficial, la que apoya el Poder, está con frecuencia revestida con el absurdo venerado por casi todos como algo genial, y lo verdaderamente genial ha sido obstruido o enterrado profundamente.


Bueno, pues una vez hecho este preámbulo creo que debo pasar a exponer lo que estos dos científicos decían y con lo cual yo no estoy totalmente de acuerdo, sino parcialmente de acuerdo. Se dice que las verdades a medias son grandes mentiras ; en este caso yo no puedo decir que sean grandes mentiras sino que, en el peor de los casos, sean unas verdades provisionales que han impedido ver la gran verdad última en lo referente al movimiento planetario.


En primer lugar hay que decir que en la antigua Grecia, unos seis siglos antes de Cristo, Anaximandro elaboró una cosmología geocéntrica que perdurará hasta los tiempos de Copérnico y Galileo. Para él la Tierra tenía forma plana. Fue Pitágoras el primero en exponer que la Tierra era esférica, aunque también se piensa que pudo ser Parménides. Yo, como realmente no estuve allí no me puedo decantar por uno u otro, sino decir lo que se dice aunque en este caso no tiene importancia quien fue el que veraderamente lo dijo primero. Lo que si es importante por parte de Pitágoras es que encontró una relación numérica entre el tono de un sonido y la longitud de la cuerda vibrante que lo produce. Entonces el pensó que la armonía del Universo debe ser coherente con esta relación entre los números y armonías musicales. La visión del mundo a la que llegó era la de que los radios de las esferas giratorias en las cuales se creía que se movían los astros en torno a la Tierra, tenían la misma relación entre sí que las cuerdas de un instrumento musical. De aquí surgió lo que se conoce como la llamada "Música de las Esferas". No hace mucho tiempo que un científico ha escrito un libro dedicado a esto con un título algo así como que el universo es música. Yo creo que lo que quiere comunicar puede que sea que el universo es una continuación ilimitada de lo que descubrió Pitágoras.


Ya que me he metido en este tema, que es una desviación de lo fundamental que quiero exponer en este escrito, diré que lo que yo se de esto del sonido del universo es que conozco, porque la he hallado, la frecuencia de vibración de cada planeta y del grado del zodíaco en el que se halla y, por tanto, con el sonido frecuencial combinado con el que este está relacionado en cada persona, de la misma manera que cualquier cosa existente tiene su frecuencia y por tanto se puede hallar su correspondiente sonido. Con este sonido mas el conocimiento de la Carta Astral de una persona, yo puedo encontrar las frecuencias de sonido que esa persona necesita para armonizar su cuerpo y, consecuentemente, su mente. Los efectos de esto que digo ya lo he experimentado con éxito pero quiero ponerlos en una forma que sea agradable de oír mediante efectos de resonancia y otros. Pues bien, la lucha que tengo desde hace años para llevar esto a la práctica mediante informática musical es inconcebible ; siempre hay algo que perturba su realización y ese algo se vale de lo que sea, de lo mas inconcebible que sea, para salirse con la suya e impedirme el desarrollo de este asunto. Hace pocos día me ha ocurrido el último caso y es que la persona que me había surgido como colaboradora para llevar esto a la práctica pasó de un día para otro a comportarse como un muerto viviente y por ello tuve que abandonar nuevamente el tema, a pesar de que al mismo tiempo me había salido la gente y el magnífico lugar en el que podíamos realizar las primeras experiencias ; por cierto que la dueña de ese lugar estaba superencantada con mis ideas y la experimentación en su local, pero inconcebiblemente veo que sigue el mismo sendero que el muerto viviente, por lo que de momento he abandonado el asunto, sobre todo al ver en la Carta Astral de ella la causa del problema, el cual está relacionado con perturbaciones desde la parte negativa del inconsciente o lo que otros llaman las fuerzas oscuras, y que son las que agobian de forma implacable a la humanidad. Yo he tratado de hacer esto por mi cuenta pero me tropiezo con otros insólitos problemas.


Lo que yo estoy tratando de hacer terminaría bloqueando el acceso a las personas de esas fuerzas perturbadoras, por lo que esas fuerzas hacen en todo momento lo que sea necesario para no dejarme hacer. Realmente la humanidad está superbloqueda para hacer todo aquello que la permita salir del encarcelamiento invisible en el que se halla, aunque en ocasiones logra romper ese bloqueo hasta cierto punto. 


Ya conté en otro sitio que en la antigua China, partiendo desde el Poder, se hacia una música que armonizaba a la población mediante grandiosas orquestas de setecientos miembros, y la consecuencia de esta armonización fue el extraordinario desarrollo de la cultura china, la cual se adelantó, por ejemplo, en todo tipo de inventos al resto del mundo. Lo que yo trato de hacer es muy superior a aquello de China, ya que se trata de una música, mas bien una secuencia de sonidos, personalizada, por lo que el efecto tiene que ser muy superior a aquello ; claro que solamente en el caso de que pudiera llevarlo a cabo y esto no lo veo claro. Por cierto que hace un momento me desapareció repentinamente lo que había escrito hasta aquí desde donde escribí mas arriba aquello de "Ya conté que en la antigua China..." . Ya digo que esta batalla es algo totalmente inconcebible, de tal manera que si no se vive no se puede creer. Y esta batalla la ha tenido que sufrir la humanidad de forma continua, independientemente de que se haya percatado o no de ella. Ciertamente ha habido mucha gente que se ha percatado de esta batalla que mantiene la humanidad en el terreno del infierno, que es el que pisa.


Bueno, pues volvamos al tema central. En tiempos modernos, Copérnico y Galileo no admitieron la idea de que las estrellas y el Sol se movieran en torno a la Tierra, cuando lo aparente, por el testimonio de la lógica de la visión de nuestros ojos, es lo contrario. A principios del siglo XVII ocurre un hecho excepcional en la astronomía, y es que se desbloquea un período de tiempo de unos dos siglos en el que la ciencia ejerce un oscurantismo que se ha llevado muy en silencio y que consistía en que aunque ya se habían construido numerosas lentes, los científicos se negaban a mirar por ellas, ya que para ellos el decir que estas aumentaban el tamaño de los objetos era para ellos una superchería. Es inconcebible pero es así, y es que esta gente es así. Esto se comprende fácilmente poniendo el ejemplo de lo que ocurre con la astrología, con respecto a la cual ellos manifiestan exactamente lo mismo que aquellos con las lentes. Yo creo que lo mas posible es que se trate de una defensa desde el inconsciente colectivo de esta gente, porque si se percatasen del inconcebible conocimiento al que se llega a través de ella se quedarían petrificados.



Galileo no siguió esta ruta oscurantista y por ello cuando se enteró de que un holandés había construido un instrumento "con cuya ayuda objetos visibles, aunque muy distantes de los ojos del observador, se veían distintamente como a un palmo de la mano", no paró hasta que el mismo se construyó un instrumento igual con el que observar los cielos y entonces empezó a descubrir con su telescopio cosas que nadie conocía de la Luna y otros astros. Por esta ruta, y en base a los trabajos de Copérnico llegó a la conclusión de que los astros del llamado sistema planetario giran en torno del Sol en vez de hacerlo en torno de la Tierra como se creía hasta entonces, porque así lo decía la Biblia y porque es también lo que parece mas lógico para cualquier observador. Esto fue lo aceptado posteriormente y es lo que cree todo el mundo, hasta el punto de que incluso la Iglesia ha pedido perdón hace poco a Galileo por haberle negado "el pan y la sal" en este asunto. Si la Iglesia hubiese esperado un poco y hubiese leído esto que voy a escribir, seguro que no hubiera dado ese paso porque tanta razón tiene Galileo como la Iglesia ; es mas, Galileo tiene mucha menos razón por cuanto que se niega así mismo, ya que con lo que dice del movimiento de los astros niega su propia argumentación, su propio "Principio de la Relatividad". ¿Y como pedir perdón a alguien que es ignorante de lo que él mismo dice en otro momento?. Lo que habría que hacer es empezar por decirle que se aclare así mismo y una vez aclarado es cuando puede ponerse a aclarar cosas a los demás, pero nunca antes.


Parece increíble lo que digo, ¿no? ; pues es así, como lo comprobarás en breve, ya que es de una extremada simplicidad y si el resto de la humanidad no se ha percatado de ello ese es su problema pero no el mio, y espero que en breve tampoco sea el tuyo. Solo hay un problema y es que no se puede comprender como pueden existir en la mente colectiva lagunas como esta y como las muchas que describo, pero eso se soluciona fácilmente si se comprende lo que digo con frecuencia en el sentido de que la ciencia sufre un gigantesco lavado de cerebro y si ella no menciona algo no lo hará el resto de la población, porque la población tiene otras ocupaciones y es de ellas de las que entiende y en lo demás confía en quienes cree que saben pero, por la causa que sea, tal "comedura de coco" no reza contigo ni conmigo y no me preguntes porqué ; bueno no, alguna vez he dicho el porqué y es por la programación que se nos ha dado a cada uno ; lo que no se es porqué nos han programado así ; esto si que es un misterio por ahora.


Galileo publicó en Florencia en 1632 una obra con el título de "Diálogo sobre el Gran Sistema del Mundo", el cual estaba basado en conversaciones entre tres personajes, uno de los cuales era él. A través de estos diálogos el personaje Salviatus, que es él mismo, explica lo que ocurriría en la estancia mas grande bajo la cubierta de un gran barco que permanece quieto, a una serie de pequeños animales voladores y otras cosas, los cuales vuelan con parecida velocidad hacia todas las partes de la estancia, "y lanzando cualquier cosa hacia su amigo, usted no necesitará arrojarla con mas fuerza en una dirección que en otra. Después de observar estas particularidades creo que nadie dudará que mientras el barco permanezca quieto, deben ocurrir de esta manera. Haced ahora que el barco se mueva con la velocidad que usted quiera, siempre que el movimiento sea uniforme y no oscile en esta dirección y en aquella. Usted no será capaz de distinguir la menor alteración en todos los efectos citados ni podrá deducir por uno de ellos si el barco se mueve o está quieto". En las experiencias que cita también utiliza una balsa con peces y una botella que gotea su agua en otra de cuello estrecho.


Lo importante de todo esto es que con esta experiencia se llega a "El principio de la Relatividad" de Galileo que se enuncia normalmente así : "En un sistema material animado de un movimiento de traslación uniforme, los movimientos relativos son exactamente los mismos que en el mismo sistema en reposo. Un observador que forma parte de este sistema y sigue los procesos o sucesos que en él se dan, no puede descubrir la existencia de ese movimiento de traslación".


Jose Maria Riaza en su obra "Ciencia moderna y Filosofía" explica esto en el apartado sobre el Principio de Relatividad en la Mecánica clásica (pag.514), en el que incluye un ejemplo muy sencillo y experimentado por todo el que haya viajado en tren : "Cuando, estando en la estación nuestro tren junto a otro, uno de los dos inicia con lentitud su marcha, no podemos de momento precisar, mirando al otro tren, cual se halla en movimiento, si el nuestro o el inmediato ; para salir de dudas, tenemos que fijarnos en un punto que nos conste hallarse en reposo con relación a los trenes, por ejemplo un árbol o la pared de la estación."


Segun todo lo expuesto, que es de una claridad meridiana, yo le pregunto a Galileo : puesto que no se puede descubrir la existencia de movimiento de traslación, ya que en la bodega esa no tenemos un punto de referencia que sepamos ciertamente que está quieto, ¿como puedes asegurar que la Tierra se mueve en torno al Sol?, porque la misma razón asiste a los que dicen que el Sol y todo lo demás se mueve en torno a la Tierra. Cuando encuentres un punto de referencia que no se mueva  es cuando podremos saber con toda certeza si es cierto lo que dices o no ; mientras tanto debes estar calladito y no dar mas la lata con tus teorías que han logrado confundir al mundo entero, porque a tus adversarios les asiste la misma razón que a ti. Así es que aquel reto que dicen que pronunciastes en bajo al terminar el juicio : "Y sin embargo se mueve", te lo debes guardar para cuando sepas de verdad que te asiste la razón, porque es muy grave lanzar una teoría, en plan algo pendenciero, que se contradice con tus propias teorías.


Esto es el colmo de los colmos y sin embargo se te ha hecho caso porque en realidad lo que dirige ocultamente la ciencia está interesado en que haya conflicto al por mayor ; por esa misma razón te hicieron caso en otras experiencias que nunca realizastes sino que imaginastes. Contigo empezaron los conflictos intencionados ; en eso si que eres el pionero, porque antes podría haber ignorancia por falta de datos, pero lo que no se hacía era potenciar intencionadamente la confusión.


En una próxima ampliación ajustaré las cuentas a un cuentista inmesamente mas superior en irresponsabilidad, llamado Einstein, con el cual se potenció hasta el infinito la confusión, y precísamente por una causa muy parecida a esta y para la cual aprovechó ese mismo principio bajo el nombre de Teoría de la Relatividad, para después traicionar la esencia de ese principio, igual que tu, y liar a la humanidad hasta el infinito.




En el solsticio de invierno
FERNANDO NARAYANA  21 - DIC. - 14
retoalaciencia.blogspot.com
fernandonarayana@gmail.com

OOO




INDICE DE ESCRITOS EN ESTE BLOG


En la página de este blog "INFORMACIONES DIVERSAS" :


podéis ver un índice general de todos los artículos escritos en este blog mas una serie de artículos cortos que se amplia con frecuencia, y que está hecho con ideas propias y de otras fuentes.


OOO


AMPLIACIÓN.1 / 8-ENERO-15
EL PRINCIPIO DE LA RELATIVIDAD INFINITA


En el informe anterior dije que segun el Principio de la Relatividad de Galileo, mientras no se tenga conocimiento de la existencia de un punto fijo en el universo no se puede saber quien se mueve y quien está quieto ; en consecuencia, no se puede saber que astro se mueve y cual está quieto y por ello no podemos saber quien gira alrededor de quien y solo podemos conocer movimientos relativos de unos con respecto a otros, pero ya veis lo que ocurre en la ciencia : se saltan las normas "a la torera" ; o sea, se saltan sus propias normas porque les da la gana cuando les conviene o, dicho en lenguaje mas popular aun, se pasan sus propias normas por el "Arco de Triunfo" cuando les parece oportuno, y no pasa nada porque para eso son los sabios, son "los listos de la clase", los listos de la sociedad y pueden decir lo que les venga en gana en todo momento y no pasa nada o, mas bien, lo que pasa es que encima se les aplaude como a personas geniales. Y así está toda la ciencia y donde solamente funcionan correctamente es, como ya he dicho otras veces, es cuando hacen tecnología que, en realidad, es casi todo lo que hacen.


Así pues, me gustaría que desapareciese en vosotros el respeto a ultranza a esta gente tan ignorante en ciencia, y solo tengáis respeto a ultranza a la ciencia en si misma, que es la búsqueda de la verdad de los fenómenos. Esta ciencia tan irrespetuosa con la verdadera ciencia y que continuamente se pasa ese respeto por el "Arco de Triunfo", es la llamada Ciencia Oficial, la cual está al servicio del Poder mundial o Sistema de poder, aunque no lo sepan muchos de sus practicantes. Por ello se la hace mentir y olvidar contínuamente lo que el Poder quiera, porque los intereses del Poder son casi siempre los contrarios de la sociedad. Los intereses del Poder mundial son los de liar al máximo a la sociedad, y por tanto a la ciencia, con el fin de que la humanidad no pueda nunca emanciparse y caminar en base a sus propios intereses. Una ciencia no sometida terminaría en poco tiempo sirviendo exclusivamente a la sociedad.


Todo lo que la teoría heliocéntrica, la basada en el Sol como centro, ha aportado para ser considerada como verdadera es que el movimiento giratorio de los planetas alrededor del Sol es de una extraordinaria sencillez frente a la teoría geocentrica, en la cual las órbitas de los planetas en torno a la Tierra son en forma de bucles que forman lo que se llama epiciclos. Yo, como partidario de la sencillez, como partidario de que todo está basado en principios muy sencillos y que lo difícil solo es dar con esa sencillez, debería optar por aceptar que la teoría heliocéntrica es la correcta, pero no puedo hacerlo porque ya digo que hasta que no sepamos de la existencia de un punto fijo en el universo no podemos decir como son verdaderamente los movimientos planetarios y que lo único que podemos hacer es aceptar una u otra en función de las conveniencias para el trabajo que realicemos, pero teniendo siempre en cuenta que la teoría que aceptemos es solo provisional en espera de que se sepa cual es realmente la verdadera. Un caso de actuación correcta es el de la astrología, la cual acepta como centro la Tierra y que todo lo demás gira en torno a la Tierra, y lo hace así porque es lo mas conveniente para el trabajo que realiza, ya que lo que la interesa no es saber cual movimiento es el verdadero sino como afectan los astros a la Tierra desde las posiciones que ocupan en cada momento. Si la astrología trabajase en base a tener al Sol como centro traería tales problemas que habría hecho imposible que la astrología se hubiera desarrollado ; pero ya digo, lo acepta por causa de su trabajo, pero fuera de este los astrólogos no dicen que la Tierra sea el centro sino lo que dice todo el mundo. No obstante eso no reza conmigo porque lo único que reza conmigo es lo que yo creo correcto en cada caso de la vida, y en este caso ya sabéis lo que digo al respecto.


Así, pues, de momento podemos decir que los astrólogos actúan con toda corrección mientras que la ciencia no lo hace así, porque ella estima que es la depositaria única de la verdad y si un día aceptó que la versión heliocéntrica es la correcta, no se va a volver atrás y decir lo correcto : que de momento no se sabe cual es realmente la verdad pero que ella, para sus cálculos, prefiere utilizar la teoría heliocéntrica. Esto es lo correcto pero la ciencia no podrá entrar nunca por correcciones de este tipo porque sus miembros creen que perdería prestigio si ahora dijese esto otro. La Ciencia Oficial solo puede admitir que no sabe en asuntos en los que es evidente que no sabe para todo el mundo, pero este caso no es así ya que se ha educado a todo el mundo en la certeza absoluta de que todas las cosas son como lo dice la Ciencia y por ello no puede admitir otras competencias cuando ella se ha pronunciado sobre algo, porque para ella es una cuestión de prestigio y para ella esto es mas importante que la verdad o el hecho de que se descubriera la verdad ; solamente puede aceptar algunos cambios cuando estos se producen desde dentro de la ciencia, y por ello la puede llevar siglos cambiar de opinión en temas fundamentales y este lo es.


Yo hace unos años leí con mucha atención la obra de Copérnico "De Revolutionibus", donde este expone con todo detalle sus búsquedas y pensamientos acerca de su teoría heliocéntrica ; me pareció la obra de un gran científico por la agudeza de sus pensamientos y análisis, pero en ella no había nada definitivo de una manera clara y contundente sino solamente que tenía argumentos a su favor debido a que era mas fácil de comprender. Por esta razón el astrónomo Telmo Fernandez Castro dice en la obra ya citada "La construcción de los cielos", pagina 112,  que "Con la ayuda del modelo heliocéntrico es posible explicar con gran elegancia varios de los principales programas astronómicos sin necesidad de esquemas complicados"y da una serie de explicaciones que no tienen importancia el relatarlas aquí cuando lo único realmente importante en esto es lo de encontrar un punto fijo en el universo. No obstante esa elegancia, que por si sola es algo totalmente abstracto digo yo, en la página siguiente en un párrafo en el que se refiere a Ptolomeo, el cual es partidario de la Tierra como centro, dice que : "No obstante la mayor simplicidad del modelo heliocéntrico copernicano con respecto al de Ptolomeo es mas aparente que real", y explica a continuación esos hechos ; así, pues, hay ventajas y desventajas por ambas partes. Y esto es todo lo que hay en definitiva en la contienda de una y otra teoría, aparte de que si hablan de elegancia se podría hablar de belleza, y entonces las órbitas planetarias con centro en la Tierra se podría decir que son mas bellas, por lo cual lo único que estaríamos haciendo continuamente es aportar razones de uno y otro lado pero ninguna definitiva, y es porque ambas partes tienen razón en términos relativos, pero no en términos absolutos, ya que hay un nivel de relatividad superior y después otros mas y mas superiores porque en realidad la relatividad es infinita.


Por la razón de que hay infinitas relatividades es por lo que no podemos asegurar nada en términos absolutos sino solamente relativos, y esto mismo pasa en todo en la vida. No podemos decir simplemente que algo es grande, sino que tenemos que decir con relación a que es grande, y si no lo decimos y se entiende es porque se sabe en relación a que se está comparando ; se sabe, pues, en que relación de relatividad se está hablando.

Una vez aclarado esto voy a pasar a exponer otro asunto que nunca se ha expuesto y es que si bien lo de la sencillez es una poderosa baza a favor de la teoría heliocéntrica, puede haber otras bazas igual de valiosas y yo digo que una puede ser la de la belleza, y que las curvas que describen los astros en torno a la Tierra son bellas y por ello esta teoría podría ser la correcta. Lógicamente las mentes científicas convencionales dirán que esto es una estupidez, pero yo les contesto que la ciencia, y mas concretamente las llamadas ciencias exactas o matemáticas, en el desarrollo de su ciencia, o mas bien en las elucubraciones que realizan, admiten con cierta frecuencia teorías por el solo hecho de que dicen que son bellas, y lo mismo ha ocurrido en la física de alta complejidad. Esto si que es verdaderamente absurdo porque la belleza de la que hablan se refiere a que su desarrollo y deducciones encajan de una forma que admiten como brillante o impecable, así es que la belleza que admiten es totalmente abstracta o irrepresentable ; sin embargo la belleza de las órbitas en torno a la Tierra es algo real, es algo bello por su compleja armonía. De hecho son de una extraordinaria belleza las órbitas realizadas por un planeta considerando a otro como fijo, como por ejemplo viendo a Júpiter desde Saturno fijo y lo mismo ocurre con los demás planetas tomados de dos en dos y haciendo a uno de ellos como centro. Haciendo esto se ven órbitas desde muy bellas hasta simplemente armónicas. Hay órbitas en las que interviene Venus y otros dos astros que son de una belleza sublime. Por cierto que en astrología es bien sabido que la fuerza cósmica con la que está relacionado Venus es el amor, la armonía, la belleza, la seducción, la sensualidad, el encanto, el placer ; luego ¿porqué razón no podríamos admitir que lo correcto de las órbitas planetarias es en base al amor y la belleza?, y que lo que en realidad estan haciendo los astros es una fantástica danza cósmica de la cual, quizá, no se han enterado los astrónomos, aunque si alguno de ellos, y que esto es porque a pesar de las cantidades astronómicas de dinero de la sociedad que han gastado en mirar los cielos no se han dado cuenta de la fantástica danza que allí se está representando y que ellos no pueden ver porque son ciegos para la belleza y la armonía del cosmos, dado que solo están capacitados para percibir lo que se pueda expresar en números y además en números toscos sin relación alguna entre sí, porque si oyéramos todo lo que quizá Pitágoras descubrió, o podría descubrir, sería un gran espectáculo cósmico de belleza y armonía numérica.

Malditos
estúpidos y ciegos
para todo lo que signifique
belleza, armonía e inteligencia
en la Creación ;
dilapidadores de los caudales públicos,
que solo han sabido obedecer la voz de su amo,
el cual solo está interesado en ofrecer a la humanidad
una visión del cosmos lo mas estúpida posible,
y por ello han gastado astronómicas cantidades de dinero
en muchos asuntos
que cuanto mas absurdos y torpes sean mas los apoyan,
como esa gigantesca estupidez del Big-Bang,
basada toda ella en el absurdo mas demencial
que se puede dar desde un punto de vista científico
aunque, claro está,
no de la ciencia oficial
sino de la ciencia racional de los que, al menos,
tienen dos dedos de frente.


A fines del siglo XIX se realizó la experiencia científica mas controvertida que ha habido porque, a pesar de su importancia capital, hasta la fecha no se la ha dado solución ; se trata de la experiencia de Michelson-Morley, realizada por estos dos experimentadores después de mas de dos años de cuidadosa preparación de la experiencia. Con esta experiencia se trataba de medir la velocidad de La Tierra en relación con el éter cósmico, o substancia que sirve para la transmisión de efectos como por ejemplo la luz ; se trataba de algo así como la de saber la velocidad de un barco con respecto al mar en que navega. El resultado de la experiencia fue que no había diferencia alguna de velocidad, lo cual equivalía a decir que el barco no se mueve o que no hay mar, o que la Tierra no se mueve o que no hay éter. Negar el éter es como negar la existencia de un medio a través del cual se transmiten los efectos, lo cual es imposible, luego solo queda una respuesta en el caso de que a esa experiencia se la de por correcta, la cual se repitió en múltiples ocasiones siempre con el mismo resultado, y es que la Tierra no se mueve.  Fue aquí cuando surgió Einstein para dar una explicación, y la explicación fue la totalmente irresponsable de negar la existencia del éter sin explicar entonces como podían atravesar el espacio las ondas electromagnéticas sin que hubiera un soporte que hiciera posible su transmisión. La explicación de esto es lo que trata de explicar la teoría de la Relatividad, para lo cual echa mano de una serie de conceptos que el recoge de explicaciones que otros ya han dado y de esta manera aporta la absurda solución de que el éter no existe. Uno de los conceptos que aprovecha es el ya explicado del "Principio de la Relatividad" de Galileo.


Pues bien, ahora yo le digo a Einstein : si saca a colación el principio de Relatividad de Galileo lo que tiene que hacer es lo único que se puede hacer en este caso y es decir que lo correcto es que la Tierra no se mueve, porque para decir que se mueve tendríamos que conocer la existencia de un punto fijo en el universo y de momento no lo conocemos. Esto es lo que tendría que haber dicho y no dijo ; esto era lo verdaderamente revolucionario, y además revolucionario por su simplicidad. En vez de decir la verdad que le correspondía decir en virtud de la relatividad que exponía, optó por lo mas fácil, que era negar la existencia del éter porque de esta manera la ciencia se quitaba de encima un problema que no sabía como resolver y es que el éter para poder transmitir lo que a través de él se transmite tiene que tener una extraordinaria dureza y entonces se presenta un nuevo problema y es que si tiene tan extraordinaria dureza ¿como es posible a los astros moverse a través de él?.


Por decir lo que dijo, que consiste en no decir algo aclaratorio o que aporte alguna posible solución racional al problema, se le elevó al mas grandioso altar de devoción que la humanidad ha creado ; un altar devocional del mismo calibre que las religiones han dado a su Dios pero que en ningún caso ha llegado al potencial global adorador alcanzado en todo el mundo por Einstein ; es mas, nunca nadie ha adorado tanto sin saber el porqué de lo que adora, que es lo que ha pasado en el caso de Einstein. Por si fuera poco, la demostración de que la teoría de Einstein es correcta se basó en una experiencia que desde el primer momento de su demostración es completamente falsa, cosa que yo he mostrado en este mismo blog en "La estafa de Einstein"

http://retoalaciencia.blogspot.com.es/2011_07_01_archive.html

Respecto a lo otro, respecto al conocimiento de la naturaleza del éter cósmico que de respuesta racional y coherente a su inconcebible comportamiento, habrá que esperar a que quizá algún humano explique algún día esa naturaleza. Respecto a esto concretamente, lo que ahora yo puedo decir es que ya ha nacido uno que puede explicar un hecho tan turbador como ese del éter y el movimiento planetario a través de él, y digo que sé que ha nacido porque el citado sujeto soy yo. Como este no es el momento de explicar tal fenómeno, volvamos al tema fundamental que es el de la relatividad infinita.


Supongamos que alguien mira a través de un microscopio y ve una realidad y declara que esa es la realidad de la materia observada ; nadie podrá decir que no es cierta esa realidad ; sin embargo, si alguien sabe manipular ese microscopio en lo referente a su capacidad de aumento de imagen, nos puede mostrar otra imagen y decir que esa es la realidad, y ello será así hasta que se nos muestre una ampliación mayor, y así ocurrirá indefinidamente. Es algo así como ampliar las fotos de una ciudad que se ve desde satélite. ¿Se puede negar que alguna de esas fotos no sea realidad? ; no, nadie puede negar eso porque cada una de ellas es realidad, y es realidad con respecto a su altura o al aumento con que se realiza. Se puede decir, pues, que cada una es realidad con respecto a su relatividad y su relatividad es el grado de aumento de cada una de ellas. También se podrían ver tomas de un mismo lugar con diferentes ángulos ; este hecho nos aportaría una información diferente aunque fuese desde la misma altura, luego aquí tenemos aun mas realidades diferentes correspondientes a relatividades diferentes. La conclusión es que hay infinitas relatividades, las cuales son ciertas cada una en función de su propia relatividad, y por ello cada una de ellas es una verdad relativa pero no son la verdad absoluta, porque la verdad absoluta es la suma de todas esas verdades parciales o relativas.


Vamos a ver ahora a donde nos lleva la información que voy aportando. Situémonos ante el hecho que he explicado de que nuestra realidad es informática, la cual nos va a permitir comprender que no se podrá encontrar un punto fijo de nuestro universo ni tampoco un centro, por la sencilla razón de que este no existe por la sencilla razón de que no puede existir, y si no existe un punto fijo nunca podremos saber quien gira alrededor de quien en el asunto de los astros y por ello tendremos que contentarnos con una verdad relativa en lo referente al movimiento de los astros.

Situémonos en una realidad virtual, aunque también puede ser válida una realidad informática normal. Supongamos que esa realidad que tenemos delante es una ciudad o, mejor aun, un universo. Preguntémonos ahora por el centro de ese universo.

No encontraremos centro alguno
porque todo lo que tenemos delante es información,
y esa informacion no tiene centro
aunque sea la información de todo un universo como el nuestro.
El único centro que podemos encontrar es un centro relativo :
el centro de la pantalla de información que tenemos delante de nosotros, y mas allá de ese centro no existe centro alguno, como fácilmente se puede comprender.

Así, pues, los que hayan llegado a la comprensión de que nuestro universo es informático porque solo siendo así se pueden explicar los llamados fenómenos inexplicables, podran comprender perfectamente y aceptar que al no existir centro alguno, ni punto fijo alguno, no puede existir un determinado movimiento planetario sino solamente movimientos relativos, y la consecuencia de todo esto es que cada punto de observación del universo puede declararse como centro relativo del mismo. De hecho esto es lo que han percibido místicos como el científico sueco del siglo XVIII Emanuel Swedenborg, y también una antigua amiga mía muy mística, y antigua cartuja muy dada a la meditación, la cual preguntó por ese centro en una mediatación y la respuesta que recibió es que el centro del universo era ella misma, lo cual la dejó desconcertada hasta que yo la expliqué lo anterior de que cada punto de observación del universo es el centro del universo.


Las posibles relatividades no acaban con estos ejemplos, sino que van mas allá, incluso hasta el punto de que no existe nada de lo que creemos que existe, lo cual también es una verdad relativa como ya explicaré.


OOO   


















1 comentario:

Fernando Narayana dijo...

VISITANTES DE ESTE BLOG

Si tenéis curiosidad en saber la procedencia de los visitantes, os diré que hasta la fecha de hoy, 1 de Enero del 2015, los principales visitantes proceden de :

España 16176
Uruguay 4586
Estados Unidos 4408
Argentina 1152
México 1006
Alemania 875
Chile 829
Colombia 452
Rusia 381
Francia 258